TERAPIAS 2016-10-23T16:17:54+00:00

TERAPIAS

Las tres terapias principales que realizo son complementarias. En tu mano está la decisión de usarlas de una en una o combinarlas. Hablemos y te informaré de cómo puede ayudarte cada una de ellas.

reiki

El Reiki es un sistema de sanación natural basado en la canalización de energía a través de las manos. Su nombre proviene del japonés y está compuesto por dos palabras: Rei que significa “Universal” y Ki que significa “Energía vital”.

Es una terapia bioenergética que mejora la salud, al armonizar el sistema energético de las personas. Recomendada por la Organización Mundial de la Salud como práctica terapéutica complementaria, Reiki activa los sistemas naturales que el propio organismo tiene para regenerarse y fortalecer el sistema inmunitario, es decir, le recuerda al cuerpo su capacidad de autocurarse.

Si bien existen diferentes escuelas de Reiki, tan antiguas como la propia existencia del hombre, la escuela más extendida en la actualidad es la Usui, proveniente de la tradición japonesa.

Algunas de las características y ventajas del Reiki son las siguientes:

  • Potencia el efecto de otros tratamientos, ya sean de medicina convencional o alternativa y mitiga los efectos secundarios de algunas terapias químicas sobre el organismo.
  • Sus usos son múltiples y trabaja patologías como la ansiedad, el estrés, el insomnio, dolores muscularesy articulares, migrañas, fatiga, enfermedades neurológicas, procesos depresivos, inmunodepresivos, etc., siendo también muy útil en el tratamiento de adicciones y dependencias.
  • No se necesita creer ni profesar una determinada religión o corriente ideológica.
  • Es efectivo no sólo en las personas. También se puede aplicar a animales, plantas o cosas.
  • No tiene efecto adverso alguno. Nadie puede empeorar ni ser “intolerante” al Reiki, puesto que es el propio organismo del paciente el que trabaja para sanarse.

Es un complemento perfecto tanto para las terapias de la medicina convencional como para otras terapias complementarias, como la acupuntura, el shiatsu, las Flores de Bach, cualquier técnica de masaje, etc. de las que se beneficia y cuyos resultados potencia.

En procesos de enfermedades graves, es recomendable no sólo para el paciente sino para todas las personas que conviven con él, puesto que forman parte del mismo proceso.

¿En qué consiste una sesión de Reiki?

Cada sesión de Reiki dura entre 45 minutos y una hora, dependiendo de las necesidades de cada paciente.

Al inicio de la sesión, el terapeuta diagnostica al paciente y valora los puntos donde es necesario trabajar. El diagnóstico puede comenzar por una sencilla entrevista, que posteriormente el terapeuta complementará con un chequeo de los diferentes puntos energéticos del cuerpo del paciente.
El paciente no tiene que hacer nada. Simplemente recostarse en la camilla, con la ropa puesta, cerrar los ojos y respirar en silencio. Es el terapeuta quien se encarga de todo.

A veces los efectos del Reiki son instantáneos y el paciente se siente mejor desde el primer momento. En otras ocasiones, el cuerpo necesita un poco más de tiempo y la mejoría tiene lugar en las horas siguientes al tratamiento.

Para potenciar los efectos del Reiki, se recomienda comenzar el tratamiento con cuatro sesiones consecutivas, cada 24 horas, distanciándose posteriormente en el tiempo, según las necesidades de cada paciente.

Flores de Bach

Se trata de una terapia complementaria natural, que trabaja sobre el plano emocional de las personas, haciendo uso de 38 esencias florales desarrolladas por el cirujano, bacteriólogo, patólogo y homeópata inglés Edward Bach a principios del s. XX.
La terapia con esencias florales parte de la base de que muchas de las patologías que desarrollamos a lo largo de nuestra vida tienen un componente emocional, que puede ser tratado con estas esencias florales. Así, las Flores de Bach nos permiten trabajar:

  • Trastornos del sueño como el insomnio o las pesadillas.
  • Trastornos del tracto digestivo: úlceras de estómago, colon irritable, colitis ulcerosa…
  • Ansiedad, estrés, estrés post-traumático, traumas, depresión…
  • Falta de concentración y/o hiperactividad, déficit de atención y/o problemas de aprendizaje.
  • Pánico, ira, angustia o miedo desbordante.
  • Adicciones y/o dependencias.
  • Sobrepeso u obesidad, hipertensión.
  • Aceptación de nuevas etapas de la vida: rupturas, fallecimientos, enfermedades, etc.


¿En qué consiste esta terapia?

Las partes más importantes de esta terapia son el diagnóstico y el seguimiento.

Al inicio, el terapeuta lleva a cabo su diagnóstico y valora los aspectos que cree necesario trabajar para mejorar la salud mental y por lo tanto física del paciente. Este diagnóstico comienza con una entrevista en profundidad, en la que el terapeuta guiará al paciente a través de sus emociones, para determinar qué esencia o combinación de esencias es la más adecuada para su caso.

El terapeuta desarrollará una fórmula floral personalizada para cada paciente, que éste deberá utilizar durante un tiempo estimado, bien ingiriéndola en gotas o bien rociándola en el ambiente, a fin de obtener los resultados deseados.
Las esencias trabajan sobre las emociones, luego el proceso y evolución es diferente en cada caso. Al tratarse de una terapia evolutiva, es decir, el paciente va evolucionando a lo largo de todo el proceso, es imprescindible el trabajo codo con codo paciente – terapeuta, a fin de obtener los mejores resultados.

La terapia con esencias florales es una buena aliada en el caso de enfermedades graves, que se prolonguen en el tiempo, tanto para el enfermo como para todas las personas que conviven directa o indirectamente con su enfermedad, puesto que mejora el plano emocional, armonizando los sentimientos y favoreciendo la aceptación del proceso y las relaciones.

musicoterapia

Esta terapia utiliza la música para incidir sobre el cerebro de la persona y cambiar el estado en el que se encuentra mediante la difusión de una frecuencia de ondas determinada, aprovechando los efectos de éstas sobre el organismo.

Los audios que se emplean, han sido científicamente desarrollados para facilitar las condiciones en las que los patrones eléctricos de los dos hemisferios del cerebro se sincronizan y ayudar así al paciente a alcanzar estados específicos de conciencia.

La información que el paciente recibe en forma de música, se encuentra dividida en diferentes capas que actúan para estimular una respuesta cerebral llamada “ritmo binaural” que fomenta la actividad de las ondas cerebrales deseadas durante el tratamiento.

El resultado es un estado centrado, similar al que se alcanza en la meditación, donde los hemisferios, izquierdo y derecho, trabajan juntos en coherencia.

Estimulando los diferentes tipos de frecuencias de onda, esta terapia obtiene diferentes resultados tales como:

  • Relajación profunda y mejora del sueño.
  • Mejora de la concentración, la atención, la memoria, la capacidad de aprendizaje, la creatividad…
  • Mejor gestión de las emociones y manejo del dolor.
  • Reactivación del sistema inmune.
  • Pánico, ira, angustia o miedo desbordante.
  • Gestión del estrés.

Su utilidad se ha demostrado en tratamientos clínicos prolongados, ayudando a mitigar los efectos secundarios de terapias químicas y favoreciendo el equilibrio mental de los enfermos y de todas aquellas personas que conviven a diario con la enfermedad.

COMPLEMENTA TU VIDA

Estas terapias no entienden de religión ni creencias. No necesitan de tu voluntad o fe para hacer su labor. Ni siquiera de la mía. Ellas solas saben lo que tienen que hacer y cómo ayudarte.

RESERVA TU CITA